Cómo gana dinero WhatsApp si es una aplicación gratuita

En el año 2014 Facebook anunció la compra de WhatsApp por 19.000 millones de dólares, perfilando esta aún a día de hoy como una de las mayores adquisiciones de la historia de las empresas del universo software.

Desde ese momento, los usuarios comenzaron a cuestionar por qué Facebook gastaba tal cantidad de dinero por un servicio que es gratuito. Aún a día de hoy muchos son los usuarios de WhatsApp que siguen sin comprender cómo esta plataforma de mensajería, llamadas y videollamadas, consigue ganar dinero y aquí vamos a desvelar qué hay detras de este negocio.

Qué hay de cierto en el rumor que WhatsApp gana dinero con nuestros datos

Hay que recordar que en el pasado, antes de llegar a manos de Zuckerberg, WhastApp cobrabra una pequeña cantidad de dinero a sus usuarios. El primer año de uso era gratis pero a partir del segundo debíamos pagar el equivalente a 99 céntimos de dólar. Una cantidad pequeña para una persona pero millonaria teniendo en cuenta la gran adopción de esta aplicación.

Luego este sistema de cobro paró, pero la empresa sigue obteniendo ganancias. La idea extendida a este respecto es que WhatsApp no es realmente gratuita. Aunque desde esta empresa no ha especificado completamente cómo es el modelo de negocio que les da ganancias, sí que se habla mucho de que no pagas con dinero el uso de esta aplicación pero sí pagas con los datos que le das a WhatsApp de tu vida privada, como sucede con la mayoría de redes sociales (por ejemplo Facebook y Twitter), plataformas de Internet o aplicaciones de mensajería y correo. Pero esta idea tan ampliamente extendida no está tan clara.

Para empezar WhatsApp no te ofrece publicidad como sí lo hace Facebook, que aprovecha los datos para crear un perfil de usuario y crear publicidad dirigida de modo que una persona reciba información de productos y servicios que podrían resultarles muy útiles. Además, según la firma de Menlo Park, WhatsApp no es realmente tan beneficiosa como se cree a pesar de que en 2020 alcanzó la cifra de 2.000 millones de usuarios a nivel global.

De todos modos, cabe recordar aquí que durante el proceso de adquisición, a la hora de recibir los permisos por parte de la Comisión Europea, Facebook aseguró que no tenían una forma fiable y automática de relacionar las cuentas de WhatsApp y Facebook de sus usuarios. Sin embargo, una vez terminada la operación anunciaron que empezarían a combinar estos datos, lo que hizo que la UE les acusara de proporcionar información engañosa.

Cuánta información maneja WhatsApp

Sin embargo, este asunto sobre qué hace la empresa con toda la información que tiene de sus usuarios no es para nada clara: WhatsApp presume del cifrado de extremo a extremo y de preservar la privacidad de los mensajes que nos enviamos con nuestros contactos. De lo que no habla tanto es de los metadatos a los que sí accede y su conexión de esta información con la que maneja Facebook que ha sido la causa de la mayor polémica de la aplicación de mensajería en los últimos tiempos. Hablamos de las nuevas condiciones de uso de Whatspp que arrancarán en mayo y que analizaremos más adelante.

Hace unos meses, Apple comenzó a poner en marcha sus etiquetas de privacidad (privacy labels) en la App Store, y con ellas “se chiva” de los datos que recolectan las aplicaciones. En el caso de WhatsApp se deja claro cómo esta herramienta recolecta contactos de nuestro móvil, datos comerciales cuando usamos servicios de Facebook o la IP que puede servir para geolocalizarnos con cierta precisión.

Y hay que recordar que al usar esta herramienta de mensajería le das estos permisos: Micrófono, Almacenamiento, Contactos, Fotos/multimedia/archivos, Teléfono, Ubicación, Identidad, Información sobre la conexión Wi‑Fi, Historial de aplicaciones y del dispositivo, SMS, Cámara e ID de dispositivo e información de llamada. Ni más ni menos. Es por esto que suele decirse que “si un producto es gratuito, el producto eres tú“.

Como ha publicado Bloomberg, aunque la aplicación gana relativamente poco dinero ahora, Facebook ve la mensajería privada como la base de su próximo gran negocio. Cabe decir que esto le plantea uno de sus mayores retos, sobre todo por las normas antimonopolio a las que se enfrentan en muchos países en los que opera.

WhatsApp como complemento perfecto a los escaparates de Instagram y Facebook

Mientras que no está claro si nuestros datos se monetizan, lo que sí sabemos es que WhatsApp se está conformando como “la caja registradora” (palabras literales de Matt Idema, director de operaciones de la marca) o el canal creado para una comunicación entre consumidor y vendedor, después de el usuario haya visto productos o servicios interesantes sobre Facebook o sobre Instagram.

Por su parte, Mark Zuckerberg ve la posibilidad de transformar esa base de usuarios (los más de 2.000 millones mundiales mencionados) en un centro de beneficios, al atraer a los minoristas para que vendan bienes y servicios dentro de WhatsApp, o para que utilicen la aplicación para gestionar problemas de atención al cliente que, de otro modo, requerirían un correo electrónico o una llamada telefónica.

Para Facebook, una empresa que obtiene el 99% de sus ingresos de la publicidad (de hecho, mucho se dice que más que una red social es un gigante del marketing), WhatsApp representa una oportunidad de diversificar su negocio para llegar a ser el modo en el que una marca y su cliente pueden comunicarse, después de que el usuario recibe un anuncio en Facebook o Instagram. “Instagram y Facebook son el escaparate“, ha dicho el director de operaciones de WhatsApp, Matt Idema y “WhatsApp es la caja registradora”.

WhatsApp Business

De hecho eso ya sucede a día de hoy. La empresa cuenta con la API WhatsApp Business con diferentes opciones para facilitar el consumo online que tiene funciones de pago. El objetivo de esta iniciativa, más allá de proporcionar un canal más de venta como ya lo constituye Instagram, donde pueden etiquetarse productos con precio y nombre en fotografías de cuentas de empresa, es ahorrar tiempo. A través de las cuentas profesionales, muchas empresas se veían en la tesitura de enviar recurrentemente listados de productos y precios a petición de los clientes. Ahora, eso se acabaría dado que los consumidores podrán acceder al catálogo desde la propia aplicación.

Además de este catálogo dentro de WhatsApp, ahora cuando una marca te ofrece algo en una historia del Instagram puede enlazarte a su chat de WhatsApp con el que comunicarte con esa marca para llevar a cabo la compra de una forma cercana (ya que puedes preguntar lo que quieres dentro de la plataforma de un modo muy directo).

Además, la firma también tiene su función llamada Carrito de la compra. E incluso se ha llegado a comentar que Whatsapp podría llegar a cobrar a las empresas que tarden en responder a sus clientes o usuarios como otra forma de monetización.

El futuro será una real integración entre WhatsApp y Facebook

Ahora llega la información sobre la gran polémica que deja ver los planes para la futura monetización de WhatsApp: hace unos meses WhatsApp anunció cambios en los términos de uso y política de privacidad que obligarían a los usuarios a compartir sus datos con Facebook para poder seguir usando la app a partir del 8 de febrero.

La polémica que esta decisión suscitó, llegó con una mudanza masiva de usuarios desde WhatsApp a otras aplicaciones de mensajería, de modo que la app de Facebook aplazó su misión para explicar mejor el cambio.

Los datos que se van a compartir son, en general, los asociados a la cuenta de WhatsApp y el uso que se haga del servicio. Esto incluye nombre, número de teléfono, dispositivo móvil en el que se utiliza, transacciones realizadas, ubicaciones, contactos asociados y más. Con ello Facebook dice mejorar los servicios que ofrece, mejorar la seguridad del usuario y “mostrar ofertas y anuncios relevantes en los Productos de la Empresa de Facebook” entre otras cosas.

Teniendo en cuenta que en España, al ser parte de la Unión Europea, las nuevas condiciones de uso no aplican gracias al Reglamento General de Protección de Datos, hay dudas sobre qué pasa con los usuarios de aquí. La aceptación de los nuevos términos del servicio es un trámite más que debemos completar para seguir usando WhatsApp. Ahora bien,si estamos en la Unión Europea WhatsApp no puede compartir los datos con Facebook, a pesar de que WhatsApp nos haya mandado avisos de los cambios en los términos. La aceptación de los nuevos términos y condiciones de uso es un mero trámite para poder seguir usando la aplicación. Aunque hay pequeños matices.

La misma empresa ha dicho que “en caso de que decidamos compartir datos con las empresas de Facebook para este propósito en el futuro, solo lo haremos cuando lleguemos a un acuerdo con la Comisión de Protección de Datos de Irlanda (sede de la empresa) en lo relativo a un futuro mecanismo que nos permita dicho uso. Te mantendremos al tanto de las nuevas experiencias que presentemos y de nuestras prácticas de información”. Esto es que, si en el futuro hubiera nuevos cambios de normativa europeos, cambiaría la situación.

Además, si como usuario te comunicas con empresas que usen los servicios de alojamiento web seguros de Facebook, la empresa “puede ver la información que le estás compartiendo y utilizarla para sus propios fines de marketing, los cuales podrían incluir el uso de publicidad en Facebook”. En esos casos, es posible que veamos un anuncio de una empresa en Facebook con un botón que permite enviarle un mensaje por WhatsApp.


La noticia

Cómo gana dinero WhatsApp si es una aplicación gratuita

fue publicada originalmente en

Genbeta

por
Bárbara Becares

.