El triunfo del modelo de Clubhouse es total e Instagram añadiendo salas de audio es (tristemente) la enésima confirmación

Instagram es el último gran servicio en incorporar una función de salas de audio que imita plenamente la función popularizada desde hace un año (aunque con fervor desde hace mucho menos) por Clubhouse. Como en otros casos, desde Instagram han optado por no lanzar una aplicación separada del resto del servicio, y lo que han hecho es convertir las Live Rooms en salas de audio.

Así, las salas de vídeo que ya tenían ahora permiten apagar el vídeo en una trasmisión, lo que, de facto, las convierte en salas de audio, aunque por el momento no gocen de una interfaz de círculos para participantes como popularizó Clubhouse y que otras como Twitter con sus Spaces sí han copiado.

La novedad parece haber llegado ya a todos los usuarios de Instagram, que podrán ver como para utilizar esta popular función de otras redes sociales menos populares no tienen que salir de ella. Han llegado antes a Instagram que a Facebook (que ya tiene en marcha algo similar con Live Audio Rooms), y es otro ejemplo más de cómo Silicon Valley casi al completo, junto a otros grandes actores, ha validado el modelo de Clubhouse como se validó el de las Stories de Snapchat.

Clubhouse, camino de ser Meerkat

Corría el año 2015 cuando Meerkat se lanzó como aplicación para popularizar los directos de vídeo. Sí, eso tan corriente a día de hoy como es un directo en vídeo en Instagram, Facebook o incluso Tiktok, no era tan común hace seis años. Sin embargo, la exclusividad le duró poco, porque Periscope se lanzó con un enfoque prácticamente idéntico pero más refinado. El vídeo en directo se puso de moda al nivel de las historias, todo el mundo hacía el suyo, aunque no hubiera nada que contar.

Partiendo de ahí, Twitter acabó comprando Periscope, Meerkat quedó en el olvido y todas las grandes redes sociales acabaron incluyendo los directos. De ser algo prometedor, se convirtió en el nuevo estándar. Y ya no hubo diferenciación. Los fundadores dan una gran idea, y Silicon Valley la sigue. Pasó ahí, pasó con las historias.

Lo llamativo en el caso de las salas de audio es que todo el mundo ha corrido a copiarlas incluso antes de esperar a ver que el modelo era algo que se utilizaba masivamente, como tratando de adelantarse a ello para no quedarse atrás. En una industria de redes sociales de cambios tan frenéticos, todas saben que si llegas tarde te puedes quedar fuera para siempre, y el caso de Clubhouse es lo más paradigmático. Ahora solo falta saber si, pese a noticias como una valoración de 4.000 millones de dólares, acaba siendo la nueva Meerkat.


La noticia

El triunfo del modelo de Clubhouse es total e Instagram añadiendo salas de audio es (tristemente) la enésima confirmación

fue publicada originalmente en

Genbeta

por
Antonio Sabán

.