La élite criminal de Oceanía estuvo usando tres años una app de ‘mensajería segura’, AN0M… creada y administrada por la policía

Las autoridades de Australia y Nueva Zelanda acaban de asestar un duro golpe al crimen organizado en aquella lejana zona del mundo, tras detener a más de 250 presuntos miembros de mafias, sindicatos del crimen extranjeros y bandas de moteros que operaban a su territorio. Y todo ello, gracias a una app móvil.

El nombre de la app es AN0M, y venía siendo usada por la ‘flor y nata’ criminal que operaba en Oceanía como herramienta de mensajería encriptada, con el fin de que la policía no pudiera acceder a sus comunicaciones. ¿Acaso ésta fue capaz, finalmente, de romper la encriptación de AN0M, como ya hizo la Europol hace un año con EncroChat?

No exactamente: las policías australiana y neozelandesa no necesitaron romper dicha encriptación porque habían tenido acceso a los mensajes de los criminales en todo momento: AN0M era una falsa app segura, secretamente administrada por su contraparte estadounidense, el FBI.

Los ‘influencers’ del crimen popularizaron la app

La ‘Operación Ironside’ consistió utilizar a informantes de la Policía para hacer llegar al mercado negro terminales equipados con esta app (de hecho, sólo servían para usar esta app, nada de llamadas o emails), y lograr que los ‘influencers’ del mundo criminal empezaran a usarlos.

Estos teléfonos, que sólo se podían adquirir si los delincuentes conocían a algún compañero de su ‘gremio’ que ya los utilizase, empezaron a

“circular orgánicamente, y crecieron en popularidad entre los delincuentes, quienes confiaban en la legitimidad de la aplicación porque figuras de alto perfil del crimen organizado avalaban su integridad”.

De hecho, fue tal la confianza que muchos de los delincuentes empezaron a depositar en la aplicación (pesó mucho que el principal narcotraficante de Australia, Hakan Ayik, fuera un usuario activo de la misma) que muchos de ellos dejaron de utilizar pseudónimos o lenguaje en clave a la hora de debatir sus operaciones, creyendo que la mera encriptación les salvaría de ojos indiscretos.

En palabras de Reece Kershaw, director de la Policía Federal australiana,

“Esencialmente, hemos estado en los bolsillos traseros del crimen organizado […] ANoM le ha dado a las fuerzas del orden una ventana al mundo criminal nunca antes vista”.

Kershaw animó a Hakan Ayik, aún fugitivo, a entregarse a la Policía Federal por su propia seguridad y la de su familia, dando a entender que estaban en grave peligro por el papel que jugó involuntariamente a la hora de popularizar el uso de la app entre los bajos fondos de Oceanía.

Sólo en Australia, la Operación Ironside ha permitido incautar —en una redada masiva que ha implicado a 4000 agentes— durante los últimos tres años, 3,7 toneladas de drogas, 35 millones de dólares en efectivo, y casi un centenar de armas; además, se han abortado 21 complots de asesinato y desmantelado 6 organizaciones criminales.

Aparentemente, la finalización de la operación tuvo que acelerarse —tras permanecer tres años en marcha— después de que un blog elaborado por un experto anónimo en ciberseguridad hiciera pública la naturaleza poco fiable de AN0M como herramienta encriptada. El blog ya no está disponible en Internet, pero sí es visible aún en la caché de Google.


La noticia

La élite criminal de Oceanía estuvo usando tres años una app de ‘mensajería segura’, AN0M… creada y administrada por la policía

fue publicada originalmente en

Genbeta

por
Marcos Merino

.